Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿QUÉ ES LA HOMEOPATÍA?

La Homeopatía es un método terapéutico dentro de la Medicina, que nos sirve a los médicos para aliviar o curar las enfermedades. Es un método terapéutico que se basa en administrar dosis ultra diluidas, según la farmacopea homeopática, de sustancias medicamentosas para activar las propias defensas de nuestro organismo y llegar suavemente a la mejoría o curación de las enfermedades. Su incorporación permite tener mejores resultados, se sirve de los medicamentos más seguros de la farmacia, funciona mediante reacciones de adaptación del organismo, tiene en cuenta la individualidad del paciente, tratamos enfermedades pero sobre todo tratamos al enfermo de forma individual porque es una Medicina personalizada y ofrece un tratamiento integral. Podemos dar a embarazadas, a niños y a pacientes polimedicados.

Aunque ésta técnica ya se usaba desde tiempos de Hipócrates, fue Samuel Hahnemann, quien, a finales del siglo XVIII, puso a punto la preparación y manera de administrar estos medicamentos.
En el estado español, al igual que en el resto de países de la Unión Europea, los productos homeopáticos son medicamentos regulados por el Ministerio de Sanidad y Consumo: (Real Decreto 2.208/94, de 16 de noviembre de 1994, publicado en el B.O.E. de 28 de noviembre de 1994). Los medicamentos homeopáticos, como cualquier otro medicamento, son prescritos por médicos y veterinarios y dispensados por farmacéuticos.

 

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD PARA LA HOMEOPATÍA?:
Desde el punto de vista del homeópata, la enfermedad no es sino un desequilibrio de la energía interna del sujeto, que denominamos ENERGIA VITAL, y que se manifiesta en el exterior mediante síntomas y signos, de manera que observando los mismos (que no son en sí la enfermedad, sino las manifestaciones de la misma), podamos administrar un remedio que restablezca el equilibrio, y por lo tanto promueva la curación en el paciente.
ENTONCES, LA HOMEOPATÍA ¿SÓLO SE BASA EN LOS SÍNTOMAS PARA TRATAR A UN PACIENTE?: No. El médico homeópata estudia muy detenidamente todos los síntomas que presenta el paciente desde que comenzó a no encontrarse bien, es decir, desde el momento en que comienza a manifestarse el desequilibrio, incluso antes de que se haya establecido la enfermedad, los posibles desencadenantes del padecimiento (ya sean físicos o mentales, por ejemplo un enfriamiento ó una sobrecarga de trabajo), los síntomas que presenta en la actualidad, además de cómo es el paciente que sufre esa enfermedad, y cómo está viviendo la misma.
El médico homeópata hace varios diagnósticos a la hora de prescribir:
• DIAGNÓSTICO NOSOLÓGICO: es el mismo que hace la medicina convencional, buscar el cuadro patológico que presenta el paciente.
• DIAGNÓSTICO SINDRÓMICO: Cuando no está todavía establecido un cuadro nosológico, pero ya aparecen síntomas en determinados aparatos, encuadramos la localización de los padecimientos.
• DIAGNÓSTICO MIASMÁTICO: Busca la tendencia predominante en el modo de enfermar de ese paciente. Hay tres líneas de padecimientos en las que se pueden englobar todas las patologías: de tipo carencial, de tipo proliferativo y de tipo destructivo, aunque muchas son mezcla de varias.
• DIAGNÓSTICO INTEGRAL: Vemos cómo se ha ido gestando dicha patología, tanto en esa persona como en sus antecedentes familiares. Es un diagnóstico dinámico, que nos permite establecer un pronóstico.
• DIAGNÓSTICO INDIVIDUAL: Nos lleva a entender quién es el paciente que tenemos delante, cómo con sus antecedentes y con su historia se ha ido adaptando a la vida, y qué circunstancias le han hecho desequilibrarse hasta enfermar.

Es por tanto, un tratamiento que abarca la totalidad de la persona, que va a devolverle su equilibrio tanto a nivel físico como mental.

Porque está comprobado que si sólo atendemos a los síntomas locales, sin modificar el desequilibrio profundo que está sustentando esos síntomas, el paciente mejora sólo transitoriamente, pero al poco tiempo vuelve a recaer con el mismo cuadro, o con otro más profundo aún. Lo que queremos es llegar suavemente a la mejoría o curación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies