La depresión es una enfermedad clínica severa. Es más que sentirse “triste” por algunos días, esos sentimientos no desaparecen, persisten e interfieren con su vida cotidiana.

SÍNTOMAS Y CAUSAS:

Los síntomas pueden incluir:

  • Sentirse triste o “vacío”
  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas
  • Aumento o pérdida del apetito
  • No poder dormir o dormir demasiado
  • Sentirse muy cansado
  • Sentirse sin esperanzas, irritable, ansioso o culpable
  • Dolores de cabeza, calambres o problemas digestivos
  • Ideas de muerte o de suicidio

La depresión es un trastorno del cerebro. Existen muchas causas, incluyendo factores genéticos, biológicos (química cerebral diferente), ambientales y psicológicos(el estrés es una causa frecuente en nuestros días, incluyendo una pérdida, ruptura o situación difícil que estresa). La depresión puede comenzar a cualquier edad, pero suele empezar en la juventud o en adultos jóvenes y afecta de distinta manera a las personas, sean hombre o mujer.
Es mucho más común en las mujeres. Esto puede relacionarse con los factores biológicos, hormonales, o del ciclo de vida que son únicos de las mujeres. Las mujeres que padecen depresión suelen tener síntomas de tristeza, inutilidad y culpa. Las mujeres también pueden tener depresión postparto después de dar a luz.
Los
hombres que padecen de depresión tienden más a estar muy cansados, irritables, e incluso, a veces, enojados. Ellos pueden perder interés en sus trabajos o en las actividades que alguna vez disfrutaban, y pueden sufrir trastornos del sueño.
Los ancianos que padecen de depresión pueden tener síntomas menos evidentes o pueden ser menos propensos a admitir sentimientos de tristeza y pena. Ellos también son más propensos a tener condiciones médicas como la enfermedad cardíaca o un derrame cerebral, los cuales pueden causar o contribuir a la depresión. Algunos medicamentos también pueden tener efectos secundarios que conducen a la depresión.
Los niños que padecen de depresión pueden fingir estar enfermos, negarse a ir a la escuela, aferrarse a uno de los padres o preocuparse de que uno de sus padres pueda morir. Los niños más grandes o adolescentes pueden meterse en problemas en la escuela y ser irritables. Dado a que estas señales pueden también ser parte de los cambios normales del estado de ánimo asociados con ciertas etapas de la niñez, puede ser difícil diagnosticar con precisión la depresión en una persona joven.
Algunas personas tienen un trastorno afectivo estacional en el invierno.

TIPOS DE DEPRESIÓN:

Depresión grave: síntomas severos que interfieren con su habilidad para trabajar, dormir, estudiar, comer y disfrutar la vida. Un episodio de depresión grave puede ocurrir sólo una vez en la vida de una persona, pero frecuentemente, una persona padece varios episodios.

Trastorno distímico o distimia: síntomas de depresión que duran mucho tiempo (2 años o más) pero son menos graves que los de la depresión grave.

Depresión leve: similar a la depresión grave y distimia, pero los síntomas son menos graves y pueden durar menos tiempo.

TRATAMIENTO:

Existen tratamientos eficaces para la depresión, incluyendo antidepresivos que pueden presentar efectos secundarios como náuseas, dolor de cabeza, dificultad para dormir,… y psicoterapia o ambos a la vez.

La psicoterapia ayuda porque le enseña a una persona nuevas formas de pensar y comportarse, y porque ayuda a cambiar los hábitos que pueden contribuir a la depresión. La terapia puede ayudar a entender y solucionar relaciones o situaciones difíciles que pueden estar causando la depresión o empeorándola.

Son cada vez más quienes buscan alternativas a los medicamentos antidepresivos. Y las investigaciones recientes apuntan a que la acupuntura podría constituir una opción prometedora.
Según un estudio publicado en 2013 en Journal of Alternative and Complementary Medicine, la Electroacupuntura(EA), técnica que consiste en transmitir una ligera corriente eléctrica a través de las agujas, era tan eficaz como la Fluoxetina (genérico del Prozac) para reducir los síntomas de la depresión. A lo largo de seis semanas, los investigadores administraron a los pacientes cinco sesiones semanales de EA frente a una dosis diaria típica de Fluoxetina. Los experimentadores, en su mayoría especialistas en Medicina Tradicional China, evaluaron cada dos semanas los síntomas de los participantes y rastrearon sus concentraciones de la proteína neuroprotectora factor neurotrófico derivado celular glial (GDNF). En estudios anteriores se han observado valores de GDNF por debajo de lo normal en pacientes con cuadros depresivos graves; otros han revelado el aumento de dicha proteína después de tratamientos con medicación antidepresiva.
Trascurridas las seis semanas, ambos grupos presentaban una mejoría similar de sus síntomas: los dos tratamientos devolvieron el GDNF a una concentración normal.
No obstante, la Acupuntura actuó con mayor rapidez y mostró una reducción más importante de los síntomas al cabo de dos y cuatro semanas en comparación con la terapia medicamentosa. Entre quienes mejoraron, el porcentaje de los que presentaban una «gran mejoría» era mayor entre los que habían asistido a sesiones de Acupuntura que en los que habían tomado fármacos.

Con la Acupuntura conseguimos hacer disminuir los síntomas, calmar el ánimo, controlar las emociones y permitir a la persona que use sus recursos para curarse.

 

Editado por Dra.Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies