Una alergia es una reacción de su sistema inmunitario hacia una sustancia extraña (como polen, veneno de abeja, pelo de animales) o un alimento que no molesta a la mayoría de las demás personas. Quienes tienen alergias suelen ser sensibles a más de una cosa.
Uno de cada cuatro españoles es alérgico al polen de plantas, como gramíneas y olivos, cuya polinización suele comenzar a finales de abril.
Las sustancias que sueles causar reacción son:
– Polen.
– Ácaros del polvo.
– Esporas de moho.
– Caspa de animales.
– Alimentos.
– Picadiras de insectos.
– Medicamentos.
Normalmente, el sistema inmunitario combate los gérmenes. Sin embargo, en la mayoría de las reacciones alérgicas responde a una falsa alarma.
La
causa de esta enfermedad funcional no es el polen en sí, sino la hiperreactividad del organismo ante su presencia, como si fuera un agresor. El sistema inmunitario al intentar protegernos produce anticuerpos (IgE) que a su vez provocan que unas células denominadas mastocitos liberen histamina, mediador químico responsable de los síntomas de la reacción alérgica, al torrente sanguíneo.
Esta reacción puede evitarse con la homeopatía. Se pueden administrar con cualquiera de los medicamentos convencionales, incluso a niños y a mujeres embarazadas sin efectos secundarios.
Los medicamentos homeopáticos estabilizan el sistema inmunitario y regulan la respuesta inflamatoria.

Los síntomas de la alergia, que dependen de la sustancia involucrada, pueden afectar las vías respiratorias, los senos y fosas nasales, la piel y el aparato digestivo. Las reacciones alérgicas pueden ir de leves a graves. En algunos casos graves, las alergias pueden desencadenar una reacción que puede poner en riesgo la vida, la cual se conoce como “anafilaxia”.
La fiebre del heno, también llamada «rinitis alérgica», puede provocar:
*Estornudos
*Picazón en la nariz, en los ojos o el paladar
*Mocos, nariz congestionada
*Ojos llorosos, irritados o hinchados (conjuntivitis)
Una alergia alimentaria puede causar:
*Hormigueo en la boca
*Hinchazón en los labios, lengua, rostro o garganta
*Urticaria
*Anafilaxia
Una alergia por una picadura de insecto puede causar:
*Una zona de una gran hinchazón (edema) en el lugar de la picadura
*Picazón o urticaria en todo el cuerpo
*Tos, opresión en el pecho, silbido o dificultad para respirar
*Anafilaxia
Una alergia a un medicamento puede causar:
*Urticaria
*Picazón en la piel
*Erupción cutánea
*Hinchazón en la cara
*Silbido al respirar
*Anafilaxia
La dermatitis atópica, trastorno alérgico de la piel también llamado «eccema», puede provocar:
*
Picazón
*Enrojecimiento
*Hojuelas o escamas
Anafilaxia
Algunos tipos de alergias, como las alergias a alimentos y a picaduras de insectos, pueden desencadenar una reacción grave conocida como anafi- laxia. Es una emergencia médica que pone en riesgo la vida. Algunos de los signos y síntomas de la anafilaxia son los siguientes:
*Pérdida del conocimiento
*Caída de la presión arterial
*Grave dificultad para respirar
*Erupción cutánea
*Aturdimiento
*Pulso rápido y débil
*Náuseas y vómitos

RECOMENDACIONES
Una de las primeras recomendaciones para los pacientes alérgicos es eliminar las toxinas con un tratamiento de detoxificación y drenaje que actúa en los tres órganos necesarios de eliminación: hígado, riñón y piel. Nuestro organismo está cargado de toxinas procedentes de la alimentación, los medicamentos y los contaminantes ambientales. Esa intoxicación permanente y acumulada facilita la aparición de numerosas enfermedades como el asma y las alergias. Por ello, se recomienda someterse al menos un par de veces al año a un tratamiento de detoxificación y drenaje.
Otros consejos para reducir la hipersensibilidad del sistema inmune ante el polen son:
*Evitar salir al exterior las horas de más concentración de polen. Mantener las ventanas cerradas por la noche. Usar aire acondicionado con filtros.
*Lavar con frecuencia manos, cara, fosas nasales y pelo. Limpiar con aspirador.
*Evitar los cambios bruscos de temperatura, el humo y reducir el estrés. Ventilar bien. Evitar la humedad.
*No abusar de lácteos que acidifican el medio gastrointestinal y favorece reacciones alérgicas.
*
Disminuir el chocolate, fritos, carnes rojas, grasas hidrogenadas (como la margarina), el azúcar refinado y los alimentos preparados.
*Aumentar el consumo de frutas y verduras especialmente cítricos, que tienen la cualidad de reducir la histamina.
* Consumir aceites ricos en omega-3 de pescados azules y aceite de oliva virgen extra.

TRATAMIENTO
Los tratamientos convencionales son con Antihistamínicos, Corticoides, Inmunoterapia o Vacunas, Broncodilatadores.

Un abuena alternativa es la Homeopatía. Entre los medicamentos homeopáticos que podemos usar son Allium cepa, Nux vomica, Euphrasia, Sabadilla, Drosera, Antimonium tartarico, Psorinum, …

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies