Blefaritis

La blefaritis es la inflamación de los párpados, y cuando hablamos de blefaritis nos referimos concretamente a la blefaritis marginal, es decir, a la inflamación del borde libre del párpado (donde están las pestañas).

Lo que la caracteriza es que:

  • Ocurre en los dos ojos, y en los dos párpados de cada ojo.
  • En muchos casos no da síntomas.
  • La inflamación no es aparatosa.

Por tanto, en la práctica entendemos por blefaritis la inflamación del borde de los párpados, en donde suelen encontrarse dos factores relacionados: una secreción de alterada de las glándulas, y un componente infeccioso.

 Anatomía del borde del párpado

En la imagen tenemos un párpado superior, cortado y visto de perfil.

Nos encontramos:

  1. La línea de las pestañas: Están en 2 ó 3 hileras, son pelos bastante gruesos y largos, y se ven fácilmente sin utilizar microscopio. Las pestañas están orientadas hacia el exterior, de forma que normalmente no rozan la superficie del ojo.
  2. En la parte exterior del borde, hay unas glándulas sebáceas pequeñas. Pueden desembocar en el mismo folículo de la pestaña, o desembocar al lado. Como el resto de glándulas sebáceas de la piel, produce una secreción grasa que sirve para hidratar la zona, y a la pestaña. También existen algunas glándulas cuya secreción es acuosa, pero tienen poca importancia en la blefaritis.
  3. Después hay una zona de separación, donde la piel se va convirtiendo en mucosa.
  4. En la parte posterior del borde del párpado, muy próximas al ojo, hay unas glándulas especiales, las glándulas de Meibomio. Son glándulas sebáceas más grandes que se prolongan bastante en el espesor del párpado. La secreción grasa, más que para las pestañas, es para la lágrima, para que no se evapore demasiado rápido.

Causas de la blefaritis

1.Alteración en la secreción de las glándulas: El tipo de secreción grasa está alterada. Se conoce como blefaritis seborreica.

El aspecto del borde del párpado es muy graso, con escamas o placas blandas y untuosas, con abundante secreción blanco amarillenta en la salida de las glándulas, con las pestañas adheridas entre sí por la grasa.

2.Propiciado por esta alteración de la secreción glandular, se produce una colonización por bacterias (principalmente estafilococos): Esta grasa alterada es un caldo de cultivo excelente para los gérmenes. Se produce un mayor enrojecimiento por la irritación directa de las bacterias y sus toxinas. La piel se irrita y descama por la infección superficial, y la raíz de las pestañas se llena de abundantes escamas. Son costras secas, a veces alrededor de las pestañas, como caspa.Blefaritis escamosa
Siempre coexisten ambos componentes. La sobreinfección bacteriana altera la propia grasa. Además la inflamación secundaria a la infección produce un estrechamiento de la salida de las glándulas, lo que condiciona más dificultad a la salida de la grasa.

3.Rosácea

4.Alergias a medicamentos, a las soluciones de lentes de contacto, a maquillajes de ojos.

Tipos de blefaritis

Es muy complicado clasificar las blefaritis por los múltiples factores que intervienen.

1.Escamosa o seborreica.

2.Anterior o posterior: Puede haber inflamación preferentemente en la raíz de las pestañas, y hablamos de blefaritis anterior, que puede ser tanto escamosa como seborreica. En este caso, puede afectarse la superficie del ojo si hay mucha colonización por bacterias, pero en caso contrario los síntomas se sitúan preferentemente en los párpados, con enrojecimiento, irritación o picor a ese nivel.

Blefaritis anterior (estafilocócica)
Si se afectan las glándulas de Meibomio sería una blefaritis posterior o  meibomitis. Es más fácil que se altere la superficie ocular porque se altera la lágrima  y es de mala calidad y no se mantiene homogéneamente repartida por la superficie del ojo. Será causa del ojo seco.

Blefaritis posterior o meiobomitis
3.Aguda o crónica: Lo normal es que sea un proceso crónico, y a veces hay agudizaciones. En las crónicas de larga evolución aparecen otros signos, como por ejemplo unos vasos sanguíneos dilatados.

Blefaritis crónica

Síntomas

1.A nivel del párpado, enrojecimiento, escozor, sensación de irritación, picor, ojo lloroso, hinchazón.

2.Ojo seco

3.La secreción grasa alterada es un irritante directo de la superficie del ojo y las bacterias producen toxinas que desencadenan inflamación de la superficie del ojo. La infección puede ser muy destructiva.

4.Descamación y caspa en las pestañas, costras. Párpados pegados al despertar.

5.Con el tiempo, pueden perderse pestañas o crecer de forma anormal, desviadas..

6.Sensibilidad a la luz.

7.En casos graves y muy crónicos se van produciendo cicatrizaciones e irregularidades, úlceras e inflamaciones dolorosas en la córnea.

Blefaritis crónica 2

Complicaciones

1.Problemas con las pestañas

2.Problemas en la piel de los párpados: cicatrices en los párpados, los bordes de los párpados pueden girarse hacia adentro o hacia afuera.

3.Lagrimeo excesivo u ojos secos

4.Orzuelo: es una infección que se manifiesta cerca de la base de las pestañas. El resultado es un bulto doloroso en el borde del párpado.

Orzuelo

5.Chalazión: se produce cuando hay una obstrucción en una de las pequeñas glándulas sebáceas en el borde del párpado, justo detrás de las pestañas. La glándula puede infectarse con bacterias, lo que provoca un párpado rojo e hinchado. A diferencia de un orzuelo, el chalazión tiende a ser más prominente en la parte interior del párpado.

Chalazión

6.Conjuntivitis crónica

7.Lesión en la córnea: La irritación constante de los párpados inflamados o las pestañas desviadas puede hacer que se forme una úlcera en la córnea. La producción insuficiente de lágrimas podría predisponerte a sufrir una infección en la córnea.

Tratamiento

1.Básicamente, consiste en limpiar el borde de los párpados con un jabón. Vamos eliminando el exceso de grasa y las escamitas, y también mantenemos controlada de esa forma la colonización bacteriana. No consiste en frotarse la piel del párpado, sino limpiar la raíz de las pestañas y la parte posterior. Usar aceite en las pestañas.

2.A veces es útil aplicar calor y hacer un poco de masaje en la zona. El calor hace la grasa menos espesa para que no quede obstruida, y el masaje también facilita su salida. Hacer ejercicios oculares diarios.

3.Lágrimas artificiales para lubricar.

4.Antibióticos locales en pomada o vía oral.

5.Antiinflamatorios, corticoides.

6.Dos o tres veces por semana nos aplicaremos compresas húmedas y ligeramente calientes de infusiones medicinales como la manzanilla o la Eufrasia.

7.Nutrición: Frutas frescas, en especial, frutos rojos como el arándano, hortalizas ricas en betacarotenos (zanahoria, calabaza), aceite de lino de primera presión en frío, vegetales de hoja verde (ricos en antioxidantes). Evitaremos las grasas que proceden de los quesos, embutidos y bollería, y en cambio optaremos por aceites virgen extra de oliva, de coco, de sésamo, de germen de trigo, aguacate, yema de huevo, frutos secos y semillas.

8.Homeopatía: tenemos varios medicamentos homeopáticos que nos ayudan a aliviar las molestias del ojo, regular la grasa y el drenaje de las glándulas, evitar la sequedad, la infección y la inflamación. Entre ellos tenemos la Eufrasia, Apis, Graphites, Belladona, Staphisagria, etc.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor en Sevilla
Colegiada 41/4110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies