La dismenorrea no es más que el dolor de la menstruación. Es un problema de consulta ginecológica muy frecuente y causa absentismo laboral y escolar en la mujer, llegando en casos a ser invalidante.

La primera menstruación no suele ser dolorosa y generalmente coge por sorpresa a la niña y a la familia, pudiendo durar hasta 10 días.

La dismenorrea es el dolor uterino en el momento de la menstruación. Puede aparecer con las menstruaciones o precederlas 1 a 3 días. El dolor tiende a ser más intenso 24h después del inicio de la menstruación y continúa por 2 a 3 días. En general es urente, pero puede ser cólico, pulsante o sordo y constante; puede irradiarse hacia las piernas.
Se puede acompañar comúnmente de cefaleas, náuseas, estreñimiento o diarrea, dolor de espalda y polaquiuria (aumento de frecuencia de orinar), y de vómitos de manera ocasional.

¿Qué es la dismenorrea y por qué se produce?

Hablamos de dismenorrea primaria (la más común) cuando no existe ninguna causa orgánica que justifique este dolor (sucede por las contracciones uterinas intensas y anómalas e isquemia como consecuencia de desequilibrios de las prostaglandinas, que son las que controlan estas contracciones uterinas, por otros mediadores inflamatorios producidos en el endometrio secretor dando contracciones prolongadas y disminución en el flujo sanguíneo en el miometrio) y dismenorrea secundaria (endometriosis, inflamación pélvica, fibromas, infecciones…) cuando hay alguna causa que lo provoca.

Dismenorrea primaria:
Comienza dentro del primer año después de la menarquia (primera menstruación) y ocurre casi invariablemente en los ciclos ovulatorios. El dolor comienza cuando la menstruación comienza (o justo antes) y persiste durante los primeros 1 a 2 días. Este dolor se ha descrito como espasmódico, se superpone sobre el dolor abdominal inferior constante, que puede irradiarse a la espalda o el muslo. Las pacientes también pueden tener malestar general, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de espalda o dolor de cabeza. Los síntomas tienden a disminuir con la edad y después del embarazo.

Dismenorrea secundaria:
*Endometriosis (lo más común), miomas, malformaciones congénitas, adherencias intrauterinas, inflamación pélvica.
*Aparecen después de los 25 años de edad, salvo si es congénita.
*Mujer portadora del DIU.
*Estrechez del orificio cervical consecuencia de tratamientos quirúrgicos.

Es necesario hacer una buena historia clínica y exploración física, ecografía y demás exploración ginecológica.

Tratamiento:

Tradicionalmente se ha utilizado la aplicación de calor externamente de distintas formas (bolsa de agua caliente o paños calientes) y a las tisanas e infusiones de manzanilla, orégano, canela o jengibre por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

1.-Farmacológico: AINE para calmar el dolor. Anticonceptivo oral con bajas dosis de estrógenos y progestágenos para intentar suprimir la ovulación. Otras terapias hormonales para disminuir los síntomas.
Para el dolor intratable de origen desconocido hay tratamientos quirúrgicos que han sido eficaces en algunas pacientes hasta 12 meses.

2.-Ejercicio físico como caminar, montar en bici, nadar o bailar de forma diaria. El ejercicio libera endorfinas que tienen efectos que provocan bienestar y por otro lado efecto analgésico. Sueño regular.

3.-Recomendaciones nutricionales:

+ Evitar el consumo excesivo de sal, ya que favorece la retención de líquidos.
+ Evitar bebidas excitantes.
+ Los alimentos ricos en potasio previenen la retención de líquidos: lechuga, tomate, espárragos…
+ Suplementos nutricionales: alimentos ricos en vitamina-B6(frutos secos, cereales integrales), frutas (plátano, aguacate…), ácidos grasos omega-3, semillas de lino, magnesio, vitamina E, zinc.
+ Evitar alimentos refinados y procesados.
+ Dieta baja en grasas.

4.-Homeopatía: Debemos emplear la Homeopatía y los distintos medicamentos homeopáticos https://femh.org/medicamentos/ en base a la individualización del proceso de cada mujer.
Medicamentos útiles: Belladona, Cactus, Chamomilla, Cimicífuga, Colocynthis, Dioscorea, Magnesia phosphorica, Sepia,….

5.- Acupuntura: ha demostrado ser eficaz en los procesos dolorosos de cualquier origen.

6.- Otros:
+ Aceite de Onagra. Presenta cierto efecto analgésico y regulador de la menstruación.
+ La utilización de oligoelementos como Magnesio-Cobalto o Zinc-Cobre pueden ser un complemento interesante en la dismenorrea.
+ Las cataplasmas de arcilla en el vientre, pueden ayudar a controlar el dolor.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 414110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies