Frutas y verduras de octubre

Poco a poco nos hemos adentrado en el otoño. La energía de la naturaleza desciende y se contrae. Maduran frutas que marcan el cambio de ciclo, algunas de temporada muy corta, típicamente otoñales. La huerta se llena también de verduras aptas para ir entrando en una cocina más lenta y concentrada conservadora de los nutrientes.

Frutas
    *En temporada óptima: aguacate, caqui, castaña, chirimoya, dátil, granada, higo, limón, madroño, mandarina, mango, manzana, melocotón de Calanda, membrillo, papaya, pera, piña, plátano, uva.
    *En temporada buena: berenjena, berro, naranja.
Verduras y hortalizas
    *En temporada óptima: acelga, alcachofa, apio, boniato, calabacín, calabaza, canónigos, cebolla, champiñón, chirivía, coles de hoja, coliflor, lechuga, puerro, remolacha.
    *En temporada buena: brócoli, endibia, escarola, judía verde, patata vieja, pimiento, zanahoria.
También es un buen mes para: cosechar azafrán, disfrutar de las primeras nueces del año y, si ha llovido, lanzarse al bosque a buscar las primeras setas.

Frutas y verduras de noviembre

Las hojas empiezan a caer y la energía se concentra en las raíces, que se incorporan plenamente a la cocina de esta época. Llegan también algunas verduras tradicionales propias de otoño e invierno, como la borraja o el hinojo.

Frutas
    *En temporada óptima: aguacate, caqui, castaña, chirimoya, dátil, granada, kiwi, limón, mandarina, mango, manzana, membrillo, papaya, pera, piña, plátano.
    *En temporada buena: naranja, uva.
Verduras y hortalizas
    *En temporada óptima: acelga, alcachofa, apio, boniato, borraja, brócoli, calabaza, canónigos, cebolla, champiñón, chirivía, coles de hoja, coliflor, escarola, hinojo, madroño, puerro, remolacha.
    *En temporada buena: berenjena, berro, calabacín, endibia, espinaca, jengibre, lechuga, patata vieja, pimiento, zanahoria.
También es un buen mes para: ir al bosque a recolectar frutos silvestres como el madroño, las endrinas o los escaramujos; en Galicia la planta del grelo echa sus primeros brotes, las nabizas, que pueden disfrutarse tiernos.

Frutas y verduras de diciembre

El otoño camina inexorablemente hacia el invierno. Todavía encontraremos las frutas más típicas del otoño, aunque de algunas habrá que irse despidiendo a medida que avance el mes. Las verduras de invierno se consolidan y preparan el terreno para que nos adentremos en la cocina más invernal.

Frutas
    *En temporada óptima: aguacate, caqui, castaña, dátil, granada, kiwi, limón, madroño, mandarina, manzana, membrillo, naranja, papaya, pera, piña, plátano, tomate raf.
    *Frutas en temporada buena: chirimoya, mango, uva.
Verduras y hortalizas
    *En temporada óptima: acelga, alcachofa, apio, boniato, borraja, brócoli, calabaza, canónigos, cardo, cebolla, coles de hoja, coliflor, endibia, escarola, espinaca, hinojo, jengibre, lechugas de invierno, puerro, remolacha.
    *En temporada buena: berenjena, berro, patata vieja, pimiento, zanahoria.
También es un buen mes para: recoger la raíz de regaliz.

Según la Medicina Tradicional China el otoño es la temporada de la cosecha. Es el momento en que nuestros cuerpos tienen que recolectar la energía para los meses fríos de invierno. Tras el verano, el otoño es tiempo de limpiar el exceso de calor en el cuerpo.
Con la llegada de los vientos y la caída de las temperaturas, empujan la energía hacia abajo. Mientras sentimos los efectos del viento en nuestra piel, a nivel interno, el viento ataca a los pulmones. El calor y la sequedad atrapada en los pulmones puede causar tos y otros trastornos pulmonares. Los labios secos son un signo de sequedad, como  la piel seca, las arrugas, la sequedad de garganta, tos seca o estreñimiento. También la función del sistema digestivo a menudo puede ser deficiente en otoño, apareciendo problemas  gastrointestinales  en esta época del año.

La piel refleja el estado de los pulmones, que debe ser lo suficientemente fuerte como para mantener el viento. En otoño podemos aumentar la cantidad de aceite que tomemos para dar a la piel una mayor protección. Si los pulmones son fuertes, la piel será brillante y firme. Los Pulmones en MTC están muy estrechamente relacionados con el sistema inmunológico. Si no está funcionando bien, lo normal es que se cojan resfriados y gripe.

¿Qué alimentos debemos tomar en otoño según la Medicina Tradicional China?

Lo más importante es comer alimentos de temporada y los propios de cada zona.
Los alimentos de otoño deben humedecer y limpiar los pulmones, deshacerse del viento y apoyar el sistema digestivo.

Para tratar la sequedad en otoño se puede probar algunos de los alimentos más humectantes, tales como: Tofu, leche de soja, espinacas, peras, manzanas, mijo, níspero, algas marinas, setas, almendras, cacaos, semillas de sésamo.
Los alimentos y plantas con sabor picante son importantes para los pulmones. Los alimentos picantes son yang y con carácter ascendente, suben hacia los pulmones para abrirlos  y limpiarlos. Algunos alimentos picantes son muy fuertes y deben utilizarse con moderación, como el rábano picante fuertes, pimienta blanca, el ajo, los chiles, la cebolla cruda. Se prefieren picantes provenientes de fuentes más suaves como por ejemplo: hojas de laurel, alcaparras, cardamomo, cebollino, canela, clavo, eneldo, hinojo, puerro, orégano, nuez moscada, romero, tomillo, la cúrcuma, el berro, el germen de trigo, col, nabo, jengibre.
Para ayudar al aparato digestivo, comer verduras verdes para ayudar a la digestión, alimentos ácidos y dulces como manzanas, uvas, aceitunas, y para armonizar la digestión, mijo, castañas, arroz integral y zanahorias. Evitar la comida fría, pues ralentiza el proceso digestivo..

En otoño, debe haber un número menor de ensaladas y deberíamos tomar más sopas. Las sopas son buenas en otoño por aumentar el tiempo de cocción  los ingredientes y son más fáciles de digerir, y las sopas espesas y los guisos acumulan reservas de energía para los meses más fríos. Se debe cocer al vapor, a temperatura baja durante períodos largos (como se ha cocinado tradicionalmente). Usar poca cantidad de sal.

Otros consejos:

*Respire profundamente. Mejora el sistema inmunológico.
*Camine por el campo. El aire es más fresco y limpio.
*Lleve capas de ropa. Sobre todo bufanda. Es difícil estar preparados para el cambio drástico de las temperaturas y sin la protección adecuada  su cuerpo está en riesgo.
*Manténgase hidratado. Beba té o agua a temperatura ambiente para ayudar a su cuerpo a mantenerse hidratado.
*Coma alimentos fermentados (como chucrut, miso, kombucha, o kefir). Apoyan su función inmunológica, son prebióticos.
*Duerma lo suficiente. El sueño es regenerativo y mantiene el sistema inmunológico fuerte.
*Haga ejercicio. Entre otros beneficios, ayuda a mantener los pulmones fuertes y los estados de ánimo estables.
*Disminuya el estrés. El estrés agota nuestro sistema inmunológico. Intente hacer actividades que le llenen, como el deporte, pasear con la familia, etc.
*Reorganice y limpie. El otoño es el momento perfecto para dejar ir aquello que ya no nos sirve, lo viejo,  para hacer sitio a lo nuevo. Tanto en el plano físico como en el emocional.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies