El esguince de tobillo uno de los principales motivos de consulta en traumatología y urgencias. Sin duda, nadie está exento de sufrir un esguince de tobillo, pues se presenta al realizar actividades cotidianas o deporte.
El esguince de tobillo se produce cuando se fuerzan los ligamentos más allá de su amplitud normal de movimiento. La mayoría de los esguinces de tobillo suponen lesiones a los ligamentos en el lado externo del tobillo.
Un esguince de tobillo es una lesión que se produce cuando te doblas, tuerces o giras el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar las bandas resistentes de tejido (ligamentos) que ayudan a mantener los huesos del tobillo unidos.
Un tobillo esguinzado tiene alta probabilidad de volverse hacer un esguince.

Síntomas

Los signos y síntomas de un esguince de tobillo varían según la gravedad de la lesión. Algunos de ellos son:

         -Dolor, en especial cuando soportas el peso sobre el pie afectado
         -Dolor ligero al tocar el tobillo o dolor moderado
         -Debilidad
         -Hinchazón
         -Hematomas
         -Amplitud de movimiento limitada
         -Inestabilidad en el tobillo
         -Sonido o sensación de chasquido al momento de la lesión
         -Rigidez articular

Causas:

Las causas de un esguince de tobillo pueden comprender:

-Una caída que hace que te tuerzas el tobillo
-Caer mal en un pie después de saltar o de girar
-Caminar o hacer ejercicio sobre una superficie irregular
-Otra persona te pisa el pie durante una actividad deportiva
– Calzado inadecuado con suela alta o poco ajustado, tacones altos
-Debilidad de los grupos musculares protectores de la articulación o fatiga
-Deportes que requieren saltar, cambiar de dirección rápidamente o estirar o torcer los pies, como baloncesto, tenis, fútbol americano, fútbol y correr fuera de pista
-Falta de flexibilidad en los tobillos

Como prevenirlos:

-Realizar un precalentamiento antes de hacer ejercicio o practicar deportes y no hacerlo si no se está preparado físicamente
-Tener cuidado al caminar, correr o trabajar sobre una superficie irregular. Usar calzadas especiales para correr
-Utilizar una inmovilización con venda o similar en el tobillo debilitado.
-Usar calzado que calce adecuadamente y que esté hecho para tu actividad. Minimizar el uso de zapatos de tacón alto
-Mantén una buena fuerza y flexibilidad muscular
-Practicar entrenamiento de estabilidad, incluso ejercicios de equilibrio

Complicaciones:

No tratar adecuadamente un esguince de tobillo, realizar actividades demasiado pronto después del esguince de tobillo o sufrir esguinces de tobillo reiterados puede traer complicaciones como:
-Dolor de tobillo crónico
-Inestabilidad crónica de la articulación del tobillo
-Artritis en la articulación del tobillo

Grados del esguince:

  • 1º grado: la inflamación es leve y existe sensibilidad en la zona. El ligamento afectado solamente se elonga pero no se rompe o hay microroturas. No hay inestabilidad de la articulación y el paciente puede deambular por sí mismo con dolor mínimo durante la exploración.
  • 2º grado: el ligamento lesionado tiene una rotura parcial. El dolor es moderado y también hay hinchazón, equimosis(hematoma) y sensibilidad. Durante la exploración la articulación será inestable y los movimientos estarán restringidos. Además, al deambular existirá dolor moderado.
  • 3º grado: aquí el ligamento está completamente roto. El dolor es intenso; la hinchazón,  sensibilidad y equimosis son más marcadas. Existirá pérdida significativa de la función articular y del movimiento, por lo que el paciente no podrá sostener su peso ni deambular por sí mismo.

Tratamiento:

El tratamiento del esguince de tobillo depende de la gravedad de la lesión. No utilizar calor local o masajes directos durante la fase aguda.
Las primeras 72 horas después de un esguince se tiene como objetivo conseguir un efecto analgésico y antiinflamatorio mediante:

  • Reposo: solo se aplicará a la zona afectada, evitando toda carga sobre el tobillo lesionado. Usar muletas.
  • Crioterapia con hielo o sumergiendo la extremidad en agua fría durante 15-20 minutos cada 2 ó 3 horas, en las primeras 48 horas o hasta que mejore la hinchazón.
  • Compresión: realizar un vendaje de distal a proximal con la misma tensión en todo su recorrido o en su defecto colocar una tobillera. Vigilar si hay edema y avisar para que se cambie a un vendaje antiedema.
  • Elevación: por último, elevar la pierna afectada unos 15-30 cm por encima del nivel del corazón para reducir la inflamación.

*Farmacológico: Analgésicos y antiinflamatorios.

*Inmovilización: Los esguinces de 1º grado no requieren inmovilizar articulación, basta con el vendaje algunos días. Los de 2º grado necesitan vendaje y férula para tobillo un par de semanas, pero que no interfieran con los movimientos de rehabilitación.  En los de 3º grado se puede indicar una férula de yeso por un período corto de tiempo (10 días), y al retirar se inicia los ejercicios.

*Ejercicios de fisioterapia: Una vez que desaparezca el dolor agudo y la hinchazón. Importante comenzar lo antes posible. La intensidad aumentará conforme el paciente tolere.

         -Iniciar diversos ejercicios de rehabilitación en las cuatro direcciones buscando recuperar la movilidad completa.
         -Ejercicios de fortalecimiento mediante banda elástica.
         -Ejercicios de equilibrio sobre una pierna. Apoyados sobre el tobillo lesionado, intentar tocar con el otro pie las líneas de una cruz en el  suelo.
         – Enrollar una toalla: Mientras está sentado, coloque el pie sobre una toalla en el suelo y arrástrela tratando de enrollarla hacia sí con los   dedos de los pies. Luego, también usando los dedos de los pies, empuje la toalla alejándola de usted. Haga más difícil este ejercicio colocando un objeto de peso en el otro extremo de la toalla.
         -Ejercicios de amplitud de movimientos como dibujar en el aire las letras del alfabeto con su primer dedo del pie.

*Emplasto de arcilla: Usar arcilla roja en polvo y un poco de agua para que quede un emplasto pegajoso. Se le puede añadir 15-20 gotas de extracto de bardana(ayuda a que cicatrice mejor si hay rotura de fibra muscular o ligamentosa); extracto de cola de caballo, de milenrama o manzanilla 15-20-25 gotas de cada uno de ellos(cuando hay mucha inflamación); 20-25 gotas de extracto de consuelda(favorece el cayo óseo si hay fractura).
Lo más corriente es usar arcilla roja en polvo con vinagre de vino tinto(en vez de agua) sobretodo en los esguinces con hematomas. Se aplica de forma generosa alrededor del tobillo remarcando sobre el hematoma (abultamiento), tapar con un paño o compresa y film transparente. Dejar en reposo toda la noche, se limpia y se vuelve a hacer de nuevo durante 3-5 noches. Se favorece la desinflamación y reabsorción del hematoma.

*En casos graves, cirugía para resolver la rotura de ligamento o tendón.

*Homeopatía: Los medicamentos homeopáticos son una buena alternativa para tratar los esguinces. Entre los medicamentos que solemos usar está Arnica, Rhus toxicodendron, Bryonia, Apis, Ruta, Symphitum,….

*Acupuntura: La Acupuntura es una buena aliada cuando se trata de dolor e inflamación. Permite tratar sin efectos secundarios y evitar tener que abusar de los analgésicos y antiinflamatorios. Podemos complementar con moxa y ventosas para tener un mejor resultado.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies