Gripe y homeopatia
Los virus gripales son de la familia de los ortomyxovirus y se clasifican en tres tipos: A, B y C. Las epidemias de gripe se dan en intervalos variables de 1-3 años, con extensión y gravedad muy variables. Las pandemias o epidemias mundiales se dan cada 10-15 años desde la pandemia de 1918. Los brotes más extensos y graves los produce el virus de la cepa A, debido a su tendencia de sufrir variaciones. Las epidemias comienzan bruscamente, alcanzan su máximo en 2-3 semanas, duran unos 2-3 meses y remiten con cierta rapidez. Tienen lugar casi exclusivamente en los meses invernales. Las epidemias de la cepa B son menos extensas y graves porque sufren variaciones menos frecuentes. Y el virus gripal C se relaciona con las infecciones subclínicas y a veces no llega ni a producir síntomas.

La gripe es una enfermedad infectocontagiosa muy común causada por virus y que afecta a entre un 5 y un 10% de la población adulta cada año a nivel global según la OMS. Estos virus son un grave problema de salud pública, ya que en algunos casos pueden empeorar patologías ya existentes, provocan hospitalizaciones y ocasionan la muerte en mayores de 65 años, recién nacidos y enfermos crónicos graves, además de una gran demanda de recursos en salud y un gran absentismo laboral y escolar, con las consecuencias económicas y sociales que ello conlleva. Es por ello que se hace imprescindible llevar a cabo un buen tratamiento de la gripe, y lo que se revela a priori como aún más  importante, su prevención.

Cuando alguien con gripe tose, estornuda o habla, expulsa pequeñas gotas. Estas gotitas pueden caer en la boca o en la nariz de las personas que están cerca. Con menos frecuencia, una persona puede contraer la gripe al tocar una superficie u objeto que tiene el virus de la gripe y luego tocarse la boca, la nariz o posiblemente los ojos. Es la manera de contagiarse, persona a persona, por lo que son muy importantes y necesarias las medidas higiénicas, como cubrirse con el brazo al toser y el lavado las manos (pinchar aquí).

Manifestaciones clínicas

Aparecen bruscamente:
1. Cefalea
2. Fiebre o sensación de fiebre
3. Escalofríos
4. Mialgias
5. Malestar
6. Tos
7. Dolor faríngeo
8. Goteo a congestión nasal
9. Fatiga, cansancio
10.En algunas personas, vómitos y diarrea (más en los niños)
En la gripe no complicada, la fase aguda suele durar 5 días y la mayoría de los pacientes se recupera en una semana.

Lo peor son sus complicaciones, siendo la más frecuente la neumonía. Sus síntomas no aparecen de forma explosiva, sino que aparece una disnea progresiva y tos de escasa expectoración, y a veces cianosis. Se provoca una reagudización de la fiebre y tos con expectoración en un paciente que había mejorado después de haber pasado el episodio agudo de gripe. También pueden aparecer otras complicaciones como bronquitis, sinusitis, infecciones de oído, miocarditis, encefalitis, miositis…

Diferencias con un resfriado: Los síntomas de un resfriado, en general aparecen más lentamente y son menos graves que los síntomas de la gripe. Los resfriados rara vez causan fiebre o dolores de cabeza.

Se diagnostica encontrando el virus en secreciones nasales o de la faringe.

Tratamiento y profilaxis

El tratamiento de la gripe no complicada se propone sólo aliviar los síntomas mediante el uso de analgésicos, antitérmicos, antitusígenos, expectorantes, etc. La medida preventiva más conocida es la vacunación antigripal.

El tratamiento de la gripe suele ser sintomático, existiendo limitaciones por razón de edad, embarazo o enfermedades de base que contraindican algunos medicamentos antigripales. En los niños las fiebres son más elevadas y a veces hay complicaciones de tipo bacteriano derivadas de la gripe, como las gastrointestinales, respiratorias o las otitis, pudiendo necesitar puntualmente el uso de antibióticos. En estos casos los medicamentos homeopáticos son de gran utilidad, ya que son seguros a cualquier edad, eficaces, no presentan interacción con otros medicamentos, y en caso de aparecer efectos secundarios serían leves y transitorias. De igual modo son útiles en embarazadas y enfermos con varias patologías y muy medicados. Además nos ayudan a prevenir la enfermedad y a tratar las molestias residuales en la convalecencia, como fatiga, debilidad,…

El tratamiento de la gripe mediante medicamentos homeopáticos procura un rápido alivio de los síntomas, reduciendo el peligro de las complicaciones postvirales y las infecciones bacterianas. Entre los medicamentos homeopáticos que podemos usar en la fase inicial está Aconitum, Belladona, Ferrum phosphoricum. Más adelante, Bryonia, Rhus, Gelsemium. Y en la convalecencia, China, Kalium phosphoricum,….

Con la terapéutica homeopática se consigue disminuir la toma de antibióticos y minimizar las complicaciones de las enfermedades de las vías respiratorias, que en ocasiones pueden dejar secuelas graves.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor en Sevilla
Colegiada 41/4110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies