Ronquera o disfonía

La ronquera o disfonía es el cambio en el tono habitual de la voz haciéndose más grave, ronca, apagada o chillona dependiendo del caso en particular.

Cuerdas vocales: son músculos laríngeos especializados en la producción del sonido de la voz y funcionan mediante su contracción regulando la apertura por el cual pasa el aire al emitir sonido.

Cuando por uso excesivo de la voz, infección virásica, humo del cigarrillo, entre otros irritan e inflaman las cuerdas vocales se produce edema de las mismas con alteración funcional y consecuentemente cambios en la voz.

Si persiste el mal uso de las cuerdas vocales pueden generar pólipos por hipertrofia del epitelio mucoso de revestimiento o nódulos.

Profesores, teleoperadores, cantantes, presentadores… todos los que utilizan su voz como instrumento de trabajo son más propensos a sufrir afonía, ronquera y/o fatiga en las cuerdas vocales, hacen crónicos los efectos en la laringe.
Si dura más de dos semanas es aconsejable la visita al otorrino para un correcto examen visual de la laringe y posterior diagnóstico.

Etiología:

Al forzar la voz, bien porque pasamos muchas horas hablando o porque gritamos, sobre todo los niños, las cuerdas vocales pueden resentirse.

Esto quiere decir que alguno o varios de los sistemas implicados en el proceso, laringe (sistema vibrador); faringe, boca, dientes, fosas nasales y senos paranasales (sistema resonador) y el oído (sistema auditivo) ha sufrido una lesión dando lugar a la ronquera o disfonía o alteración de la voz.

Dentro de estas alteraciones podemos hablar de afonía, cuando apenas podemos hablar o hemos perdido la voz por completo, y de ronquera, cuando nuestra voz aparece soplada, chillona o tensa con cambios de volumen.

Causas más comunes:

1. Gritar
2. Cambios bruscos de temperatura
3. Tabaco
4. Resfriados y catarros
5. Estrés
6. Sobre esfuerzo
7. Infecciones respiratorias (faringitis o amigdalitis)
8. Alergias
9. Exposición a sustancias irritantes ambientales (contaminación) y tóxicos

Otras causas de trastornos de la voz incluyen:

A. Infecciones
B. Movimiento ascendente de los ácidos gástricos hacia la garganta
C. Neurológicas, tumores
D. Crecimientos de pólipos o nódulos por un virus y enfermedades que paralizan las cuerdas vocales
E. Tensión muscular
F. Factores psicológicos

Tratamiento

A. Recomendaciones:
1. No gritar de forma habitual, controlar el volumen de la voz, evitar hablar mucho tiempo en ambientes ruidosos. Hable exclusivamente cuando sea necesario. Es muy importante el reposo de la voz y modificar los malos hábitos en el uso vocal.

2. Dejar de fumar.

3. Evite comer alimentos picantes. Éstos pueden causar que el ácido del estómago se mueva hacia la garganta o el esófago (reflujo).

4. Eliminar el alcohol.

5. Tratar las alergias, catarros y problemas digestivos cuando se produzcan.

6. Dormir lo suficiente y hacer ejercicio físico con regularidad. Descanse. La fatiga física tiene un efecto negativo sobre la voz.

7. Beber agua abundantemente para mantener húmeda la vía respiratoria.

8. Calentar la voz y hacer ejercicios de relajación si vamos a estar hablando durante horas.

9. Haga ejercicio regularmente. El ejercicio aumenta el vigor y la tonificación muscular. Esto ayuda a mantener una buena postura y respiración, necesarios para hablar adecuadamente.

10. Mantener un grado de humedad en el ambiente que sea óptimo con un humidificador.

B. Es importante la reeducación del hable en personas que hacen un mal uso de ella y la castigan en exceso.

C. Remedios caseros:
c1. Té de limón con miel. El limón es antiséptico y la miel funciona como antihistamínico.

c2. Agua caliente con limón. Nada más levantarte. Sus propiedades antisépticas y la vitamina  C protegerán tu garganta.

c3. Jarabe de azúcar y cebolla. Hierve la cebolla y añade azúcar al caldo. Tiene propiedades antibacterianas y calma la tos por la noche.

c4. Jengibre. Es muy popular para las afecciones de garganta por ser antiinflamatorio. En infusión o rallado.

c5. Gárgaras con agua con sal. El agua debe estar tibia. Es un remedio antiinflamatorio y la sal es antiséptica.

c6. Gárgaras con limón y bicarbonato. El limón es antiséptico y el bicarbonato elimina bacteria y refresca el aliento.

D. Cuando el dolor de garganta es intenso, la afonía y/o ronquera persisten es necesario tomar un tratamiento farmacológico: Antiinflamatorios, antibióticos, corticoides.

E. En los casos que requieren medicamentos, la Homeopatía puede ser nuestra gran aliada. Los medicamentos homeopáticos aliviarán los síntomas propios de la afonía y/o de la ronquera (irritación de garganta, molestias, pérdida de voz, etc.), nos ayudaran a aliviar el dolor y reducir la inflamación de garganta.

Si la laringitis es aguda y se debe al excesivo uso de la voz en cantantes u oradores podemos pensar en Argentum metallicum o Rhus toxicodendron. Si quedó afónico por gritar Arnica será beneficioso en estos casos. Si duele la laringe al hablar se puede pensar en Causticum.

F. Quirúrgico: cuando hay nódulos o pólipos hay que extírpalos.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor en Sevilla
Colegiada 41/4110943

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies