Los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) se presentan clínicamente de formas muy variadas. Normalmente se requiere un enfoque multidisciplinario en el que intervienen odontoestomatólogos, fisioterapeutas, reumatólogos, traumatólogos, psicólogos, etc. La práctica diaria indica que la acupuntura es una opción terapéutica para este cuadro.

¿En qué consiste el síndrome temporomandibular?
Podríamos definir la disfunción de la ATM como el conjunto de síntomas relacionados con la articulación temporomandibular y músculos que la rodean, así como el componente psicológico que interviene.
Muchos síntomas relacionados con la ATM son causados por efectos del estrés físico sobre las estructuras alrededor de la articulación. Estas estructuras abarcan:

  • Disco cartilaginoso en la articulación
  • Músculos de la mandíbula, la cara y el cuello
  • Ligamentos, vasos sanguíneos y nervios cercanos
  • Dientes

Causas:
A veces la causa se desconoce y otras se supone, aunque no se ha comprobado, que puede ser por:
– Una mala mordida o dispositivos de ortodoncia. Rechinar de dientes.
– Factores emocionales (estrés, ansiedad, preocupación, depresión…).
– La mala postura puede también ser un factor importante en los síntomas de ATM. Por ejemplo, mantener la cabeza hacia adelante todo el día mientras se está mirando una computadora tensiona los músculos de la cara y el cuello.
– Una dieta deficiente
– Falta de sueño.
– Exceso de tensión muscular con afectación traumática de distintas estructuras por sobrecarga.
– Mala oclusión dentaria o patología degenerativa.
– Fracturas, luxaciones, artrosis.
Muchas personas terminan teniendo “puntos desencadenantes”: contracción muscular en la mandíbula, la cabeza y el cuello. Estos puntos desencadenantes pueden remitir el dolor a otras áreas causando dolor de cabeza, de oído o de dientes.

Clínica:
– Dolor localizado en la articulación, uni o bilateral, que puede irradiarse a mandíbula, boca, cuello, hombros, cabeza, provocando cefaleas, dolor facial, dolor de oído, de dientes, etc. El dolor es el síntoma fundamental del síndrome temporomandibular
– Ruidos articulares (chasquidos, crujidos al abrir o cerrar la boca).
– Molestias o dificultad para masticar, abrir la boca, morder, bloqueo de la mandíbula.
– Bruxismo (rechinar de dientes).
– Mareos, hipoacusia, acúfenos (ruidos en los oídos).

Tratamiento:
Abarca aspectos educacionales, psicológicos, fisioterápicos, dentales, farmacológicos y como último recurso, cuando fracasa todo lo anterior o existen cambios estructurales específicos en la articulación, la cirugía, aunque los resultados son poco esperanzadores, a veces incluso empeoran el cuadro.

* El paso inicial es eliminar el estrés y relajar la articulación, lo que a veces controla el bruxismo y los “clics” articulares.

* La dieta debe ser blanda. Hay que evitar masticar chicle, tomar café, té, alcohol y cualquier bebida excitante y procurar dormir boca arriba.

* Hacer ejercicio varias veces a la semana puede ayudar a relajarse, fortalecer el cuerpo, incrementar la flexibilidad y aumentar la capacidad para manejar el dolor.

* Se pueden recomendar ansiolíticos durante un tiempo para combatir el componente espasmódico, antiinflamatorios en las crisis agudas, en ocasiones son necesarias las infiltraciones locales con anestésicos y corticoides.

* Los beneficios del empleo de férulas bucales varían ampliamente de unos pacientes a otros. A veces está indicada la ortodoncia para solucionar los problemas de mordida.

* La fisioterapia puede servir de ayuda. El paciente puede hacer pequeños ejercicios destinados a fortalecer los músculos zonales y mejorar la estabilidad de la articulación. **Vídeo**

* Otras terapias de cuidados caseros, como calor húmedo o compresas frías en la cara, suplementos vitamínicos son útiles para algunas personas.

En algunos casos, el dolor desaparece por sí solo sin necesidad de tratamiento. El dolor relacionado con la ATM puede reaparecer de nuevo en el futuro. Si la causa es el bruxismo nocturno, el tratamiento puede ser particularmente delicado debido a que es un trastorno del sueño difícil de controlar.

Hay casos en los que ninguno de los tratamientos mencionados logran acabar con los síntomas, surgen complicaciones como dolor facial o cefaleas y el problema se cronifica afectando significativamente a la calidad de vida de los pacientes.

* La acupuntura puede ser una opción terapéutica adecuada ya que ha demostrado en la práctica ser eficaz para el tratamiento del dolor en los trastornos de la ATM

Los objetivos son calmar la ansiedad que ocasiona el dolor, calmar el dolor, aliviar los síntomas acompañantes como los acúfenos, el insomnio.

 

Editado pr Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies