Cuando planeamos un viaje, con frecuencia, tenemos que pensar en los “mareos”.
Es una patología leve pero lo suficientemente molestos en los viajes, sea en coche, tren avión o barco.

¿Por qué se producen los mareos al viajar o cinetosis?
Es una sensación desagradable de inestabilidad, acompañada de alteraciones digestivas y otros síntomas como bostezos, nauseas, sudores fríos, palidez e incluso vómitos. El mareo del viajero se produce normalmente en personas predispuestas.

Su origen está en los movimientos bruscos y externos, como los provoca un coche acelerando y frenando, un barco con las subidas y bajadas de las olas o un avión. Este mareo cinético es un trastorno del equilibrio. Un pequeño órgano del oído interno, el laberinto, permite la orientación espacial de la persona y se encarga de informar al cerebro de la posición del cuerpo en el espacio. Cuando se viaja en un coche nosotros estamos sentados, los ojos nos aportan datos diversos sobre el exterior, ya que los objetos se mueven a gran velocidad. Esto crea confusión entre los tres sistemas de orientación: vista, equilibrio y músculos, y hace que los datos sean incoherentes y no puedan ser integrados en el cerebro de forma normal.
Una vez que sufrimos los síntomas, el mareo es difícil de cortar, e incluso la sensación continúa después de vomitar. Por ello, lo mejor es prevenir su aparición.

Es muy extraño que afecte a los bebes, pero a partir de los dos años la sensibilidad al mareo aumenta sustancialmente. De los 12 años en adelante la sensibilidad vuelve a disminuir, aunque hay adultos que siguen sufriendo este problema a lo largo de toda su vida. Los ancianos también tienen mayor predisposición a sufrir mareos.

¿Qué podemos hacer?

  • Si el viaje es corto, intente no comer nada, y si es largo realice una comida ligera. Evite alimentos grasos, bebidas con alcohol o con gas. Mejor alimentos sólidos como el pan.
  • Use ropa cómoda
  • No lea durante el viaje. Procure no realizar ninguna actividad que le obligue a fijar la vista en un objeto en el interior del coche.
  • Las inspiraciones profundas pueden aliviar la sensación de la nausea. El coche debe estar bien ventilado y sin olores fuertes, como a tabaco.
  • El conductor del vehículo tiene que procurar tomar las curvas evitando continuos cambios en la velocidad. Los acelerones y los frenazos bruscos favorecen especialmente el mareo.
  • Puede ser útil tratar de recostarse, manteniendo la cabeza fija y la mirada en un punto lejano.
  • Es mejor sentarse delante si va en coche y en el centro si va en autocar. En el barco, en el centro o detrás. En avión, al nivel de las alas.
  • Busque una referencia visual en el horizonte. En el barco es mejor estar en el puente que en el camarote y debe mantener la mirada en el horizonte. En el avión, mantenga la mirada hacia delante.

Tratamiento

Existen fármacos que deprimen la reactividad del laberinto como la Escopolamina, fármacos para controlar las náuseas, antihistamínicos. Son fármacos que producen somnolencia, y para algunos pacientes son útiles porque si van dormidos no sienten las molestias.
Son fármacos que deben evitarse en diversas patologías como glaucoma,  trastornos del ritmo  cardíaco, obstructivas intestinales o urinarias.

Una alternativa es la Homeopatía, que siendo eficaz y segura, la podemos utilizar en todos los pacientes, incluso en embarazadas y ancianos o con patologías complejas.
Entre los medicamentos que podemos usar está Cocculus, Tabacum, Nux vómica, Petroleum, Ignatia, Lycopodio, Gelsemium,…entre otros.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies