En pediatría son frecuentes las consultas sobre las molestias de la dentición, retraso en la aparición de los dientes o mal posición de los mismos.

Cada bebé experimenta la dentición de manera diferente. Algunos casi no tienen síntomas pero otros bebés experimentan muchas molestias.

La dentición es la época en la que comienzan a aparecer los dientes de leche. Las piezas dentales comienzan a formarse en el segundo trimestre del embarazo. Al nacer, el bebé ya tiene los 20 dientes primarios, algunos de los cuales ya están plenamente desarrollados en la mandíbula, aunque no hayan erupcionado todavía.
Los
primeros dientes en aparecer suelen ser los dos incisivos centrales inferiores y salen alrededor de los 6 meses. La aparición de los dientes es generalmente simétrica con los dientes del lado izquierdo y derecho que aparecen en momentos similares. La mayoría de los niños tendrán todos sus dientes primarios al cumplir los 30 meses de edad. En general, la erupción de los primeros dientes se produce sin complicaciones, pero en algunos niños puede provocar complicaciones que aunque suelen ser leves, resultan molestas para el niño y el entorno familiar.

Los dientes permanentes, o secundarios, por lo general empiezan a reemplazar a los dientes de leche alrededor de los 6 años, y lo hacen en el mismo orden en que erupcionaron.

¿Qué molestias pueden aparecer?
Frecuentes:
*
Fiebre leve (menor de 38.5 ºC), febrícula
*Aumento de la salivación,
de babas (a veces irritantes)
*Encías sensibles e hinchadas
y doloridas
*Posibilidad de catarro nasal
y en ocasiones bronquitis leve
*Disminución de apetito, sobre todo de alimentos sólidos
*Irritabilidad y despertares nocturnos,
duerme mal

Menos frecuentes:
*
Mayor deseo de morder y chupar
*Erupción eccematosa facial en mejillas
y alrededor de la boca
*Frotamiento de las encías o el oído
*Deposiciones ácidas e irritantes
que producen excoriación en el culete

Consejos de tratamiento

1. Masejear las encías con el dedo.
2. Facilitar que muerda un mordedor algo frío.
3. Darle alimentos blandos y fresquitos como papilla de fruta, yogur,…
4. Limpiar las babas a menudo para que no irriten.

Si las molestias son más intensas, podemos recurrir a los medicamentos homeopáticos, que son seguros y eficaces y con resultados muy aceptables y bien aceptados y tolerados por el niño.
Entre los medicamentos que podemos usar están Belladona, Chamomilla, China, Mercurio, Calcarea, Silicea.
Siempre, consulta con tu médico homeópata.

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies