(Imagen de http://thechart.blogs.cnn.com/2014/01/02/shingles-may-increase-stroke-heart-attack-risk/)

La varicela es una infección viral por la cual la persona presenta ampollas muy pruriginosas en todo el cuerpo. La enfermedad es rara hoy en día debido a la vacuna contra la varicela.

Causas:

El virus que causa la varicela es el virus varicela zoster. Es un miembro de la familia del herpesvirus, que causa también la culebrilla en los adultos. Este virus persiste en el organismo tras la infección primaria, pudiendo posteriormente reactivarse cuando por cualquier causa se produce una depresión de la inmunidad.

La varicela se puede contagiar muy fácilmente a otras personas desde el día 1 al 2 antes de que se presenten las ampollas hasta que se formen las costras. Puede contagiarse de varicela: por tocar los líquidos de una ampolla de varicela, si alguien con varicela tose o estornuda cerca de usted.

La varicela, por lo general, crea inmunidad permanente y sólo aparece una vez en la vida, como la mayor parte de enfermedades eruptivas de la infancia.

La mayoría de los casos de varicela ocurre en los niños menores de 10 años de edad. La enfermedad es con frecuencia leve, aunque pueden ocurrir complicaciones serias. Los adultos y niños mayores se enferman más que los niños pequeños en la mayoría de los casos.

Síntomas:

La mayoría de los niños con varicela presentan los siguientes síntomas antes de que aparezca el sarpullido:

-Fiebre
-Dolor de cabeza
-Dolor de estómago

El sarpullido de la varicela ocurre entre 10 y 21 días después de haber tenido contacto con alguien que tenía la enfermedad.  Presentará ampollas pequeñas, llenas de líquido y pruriginosas, sobre manchas rojas en la piel.

Las ampollas frecuentemente se observan primero en la cara, la parte media del cuerpo o el cuero cabelludo.

Después de uno o dos días, las ampollas se tornan grises y forman costras. Mientras tanto, nuevas ampollas brotan en grupos; a menudo aparecen en la boca, la vagina y en los párpados. Es por esto que podemos encontrarnos con lesiones en diferentes estadíos de evolución.

La mayoría de las ampollas de varicela no dejarán cicatrices a menos que resulten infectadas con bacterias a causa del rascado.

Tratamiento:

El tratamiento consiste en mantener a la persona lo más cómoda posible. A continuación se presentan sugerencias que puede tratar:

*Evite rascar o sobar las zonas de picazón. Mantenga las uñas cortas para evitar daños en la piel al rascarse.

*Use ropa de cama fresca, suave y suelta. Evite usar ropa áspera, particularmente de lana, sobre una zona con picazón.

*Tome baños de agua tibia con poco jabón y enjuague completamente. Pruebe con baños de avena o almidón de maíz para suavizar la piel.

*Aplique un humectante y calmante después de bañarse para suavizar y refrescar la piel. Se puede usar loción de calamina.

*Evite la exposición prolongada a la humedad y calor excesivos.

NO suministre ácido acetilsalicílico (aspirina) ni ibuprofeno a alguien que pueda tener varicela. El uso del ácido acetilsalicílico ha estado asociado con una afección grave llamada síndrome de Reye(El síndrome de Reye es un daño cerebral súbito (agudo) y problemas con la actividad hepática que no tienen una causa conocida.) El ibuprofeno ha estado asociado con infecciones secundarias más graves.

Un niño con varicela no debe volver a la escuela ni jugar con otros niños hasta que todas las ampollas de varicela hayan formado costra o se hayan secado.

Posibles complicaciones:

En raras ocasiones, se han presentado infecciones cerebrales. Otros problemas pueden incluir:

-Síndrome de Reye

-Infección del músculo cardíaco

-Neumonía

-Dolor o inflamación articular

La ataxia cerebelosa puede aparecer durante la fase de recuperación o posteriormente. Esto implica una marcha muy inestable.

Las mujeres que contraen varicela durante el embarazo le pueden pasar la infección al feto. Los recién nacidos están en riesgo de infección grave.

Cómo tratar con Homeopatía:

En  el estudio realizado en 2011 sobre la varicela en el C. de Salud Nazareth y el Hospital La Fe de Valencia con el fin de valorar la eficacia de un tratamiento homeopático enfrentado a uno convencional ,se pudo observar un beneficio potencial en la reducción de los síntomas y en la duración de la varicela.

Como ocurre con frecuencia en las enfermedades infantiles de éste tipo, suele presentarse una tos rebelde laringotraqueal puede ser tratada con Drosera, Phosphoro , Spongia, Bryonia, Rumex y otros medicamentos eficaces y específicos de esta tos. ANTES DE AUTOMEDICARSE CONSULTE A SU MÉDICO HOMEÓPATA

En el período de estado, medicamentos como Belladona, Aconitum, o Ferrum phosphoricum nos permiten controlar la fiebre que acompaña a la erupción que caracteriza este periodo. Y para las lesiones en piel, por sus características, puede ser muy eficaz Rhus toxicodendron, aunque tambié, pueden corresponderse con Antimonium crudum, Sulphur o Pulsatilla. RECUERDE: ANTES DE AUTOMEDICARSE CONSULTE A SU MÉDICO HOMEÓPATA

Se comprueba que conseguiremos una más corta evolución de las lesiones y una reducción considerable del prurito, y ausencia de efectos secundarios.

 

Editado por Dra. Mª Dolores García-Agenjo Marín
Médico Homeópata y Acupuntor
Colegiada 41/4110943

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies